70's, Dictators, Discos, Música, Proto-Punk, Rock and Roll

The Dictators – "Bloodbrothers"

 Hay discos que llevan la palabra “Sábado” impresa entre sus surcos, y que, como mínimo, merecen desempolvarse y ponerlos a rodar cuando llega el fin de semana. Los discos de The Dictators, en cuyo cancionero encontramos títulos como “Every Day Is Saturday” o “Weekend” evidentemente pertenecen a esa categoría. Aunque, ¡Qué demonios! Nunca es mal momento para atronar al vecindario con una pieza del calibre de “Bloodbrothers”.

 Pese a que suelen encuadrarse dentro de la movida Punk Rock, lo cierto es que la apuesta de los ‘Tators tenía más que ver con el Hard Rock clásico (no hay mucho de Punk en un guitarrista como Ross The Boss, ¿Verdad?) aliñado con un componente eminentemente rockandroller y algo de Proto-Punk vía MC5. Sinceramente, veo a “Bloodbrothers” más cerca de, por ejemplo, el “Born to Run” de Bruce Springsteen que de los debuts de Ramones y Sex Pistols: La actitud urbanita y bad ass, la chulería que irradian en todo momento y, por encima de todo, la temática de las canciones: Historias de chicos sin futuro, declaraciones de amor al grano, chicas del baile… Todo muy Made in NYC.

 No cabe duda de que la banda tenía mucho que demostrar: Tras el fiasco que supuso el irregular “Manifest Destiny” (Según me reveló el bajista y líder Andy Shernoff en una entrevista, “Un intento valiente de hacer un disco de Pop radiable”, yo suscribo eso, que se quedó en el intento) era el momento de efectuar una demostración de poder que pusiese las cartas boca arriba de una vez por todas y diese fe del potencial del grupo. Y vaya si lo consiguieron.

 ¿Las armas empleadas? La primera ,y más importante, fue el retorno de la banda a sus raíces, esto es, el Rock and Roll callejero con un pie en los grupos Teenagers de la década anterior y otro en el Hard Rock de la época que ya mostraban en su debut “Go Girl Crazy!”. Completaban la fórmula otorgándole el protagonismo vocal a “Handsome” Dick Manitoba ( que en las entregas anteriores compartía labores con Shernoff, que aquí se encarga de los coros) y dándole más peso a las guitarras de Ross the Boss y Scott “Top Ten” Kempner, que hacían gala de una maestría y un saber hacer que los distanciaba de la eclosión Punk del momento.

 Y el resultado de la aplicación de esas premisas no fue otro que “Bloodbrothers”. Un disco perfecto de principio a fin, rebosante de una vitalidad y una frescura que hoy, más de tres décadas después,aún conserva intactas. La banda se alejó de la ampulosidad de “Manifest Destiny”, decantándose por los minutajes breves y haciendo de la crudeza e inmediatez su bandera. Desde la incial “Faster and Louder” (de la que, por cierto, se dice que el “one,two,three” del principio es cosa del Boss) al cierre con una desquiciada versión del “Slow Death” que le toman prestado a los Flamin’ Groovies, asistimos a una sucesión de riffs matadores, estribillos coreables y canciones inmortales. De las reminiscencias a The Who de “Baby Let’s Twist” a salvas del calibre de “Stay With Me”; de himnos como “No Tomorrow” a la chulería lasciva y a duras penas contenida en “The Minnesota Strip”; de esa declaración de principios que es “I Stand Tall” a las vacilonas “Borneo Jimmy” y “What It Is?”. Aquí no sobra nada.

 The Dictators sellaron su gran obra maestra, que de paso les permitió asentar su status de banda de culto, cuyo conocimiento resulta imprescindible para saber a ciencia cierta qué se cocía en ese hervidero que fue la Nueva York de los 70’s.

Estándar

5 comentarios en “The Dictators – "Bloodbrothers"

  1. Joder, los he descubierto tarde.
    No se que me pasó con esta banda, ningún capullo me pasó a tiempo un cassette o un L:P:, ningún cabrón de DJ los pinchó cuando estaba quemando mi adolescencia, hay que joderse.
    Excelente artículo que da gusto leer, como siempre.
    Si quieres venir algún dia por BCN a ver algún show no dudes en darme un toque.
    Cheers!

    Me gusta

  2. * Scott, yo tampoco los descubrí hace tanto,y por supuesto no fue con ninguno de sus clásicos, sino en los días de D.F.F.D. Tomo nota de lo de BCN, colega! Rock on.

    * Suscribo cada una de sus palabras, rocknrollmf, The Dictators son definitivos.

    Me gusta

  3. La obra maestra de los Dictators, estamos de acuerdo, aunque a mí “Manifest Destiny” me parece buenísimo, a pesar de los pesares. Y, por supuesto, “Go Girl Crazy”, el disco de Manitoba's Wild Kingdom y “D.F.F.D.”. Gloria bendita todos ellos.

    Yo veo “Bloodbrothers” tan cerca de “Born To Run” como de “Ramones”, ahí está su personalidad y acierto.

    “Stay With Me” es, en mi opinión y junto con “Loyola” y “Who Will Save Rock And Roll?”, su canción.

    Larga vida a los Dictators y a Guitarras y Fantasía.

    Me gusta

  4. …”Loyola”! Temacísimo que, desgraciadamente, siempre ha estado en un discreto segundo plano.

    A mi el primero también me chifla (“Teengenerate” es LA canción)y por supuesto, “DFFD” entra sin mucha competencia en mi Top 3 de la pasada década, pero “Manifest Destiny”… Tiene alguna gran canción, pero hay algunos momentos en que veo juegan a un juego que no es el suyo…

    Y el de Manitoba's es una encantadora bizarrada cuasi-onírica: ¿Los Dictators facturando Hard Rock 80's revienta FM's? Tiene momentos tan grandes como cualquier “clásico” suyo.

    Larga vida al R'n'R!

    Aloha!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s