1966, Discos, Garage, Love, Música, Power Pop, Psicodelia

Love – "Love"

Pocas bandas existen, a juicio del que esto firma, más infravaloradas que Love. Pioneros en la máxima extensión que concede el término, el combo capitaneado por el díscolo multiinstrumentista Arthur Lee, adelantado a su tiempo en tantas cosas, se tuvo que conformar con engrosar la categoría de las bandas de culto, lauredas por el connaiseur mas brutalmente desconocidas por lo que sería su gran y potencial público.

Surgidos en el excitante panorama que tenía lugar en el L.A de los 60’s, cuándo clubs como el Troubadour y el Whisky A-Go Go comenzaban a escribir su fascinante leyenda y donde bandas como The Byrds o The Doors  iniciaron su senda hacia la inmortalidad. En estas, Love quemaba la escena de garitos de la ciudad, ganándose un pequeño pero aguerrido reducto de fieles, deseosos de acudir a las explosivas presentaciones de la banda, de ver a Lee con sus lentes caleidoscópicas desplegar el potencial de un cancionero temprano de innegable pujanza, que aunaba sin tapujos el Rythm And Blues primigeneo con matices Folk Rock a la usanza de los chicos de Gene Clark. Lo blanco y lo negro. Junto y revuelto.

Y es que si queremos resumir en un término lo que fue la temprana singladura de Lee en el negocio de la música, bien podríamos escoger el de maridaje. Cómo apuntó cierta periodista que reseñó uno de los shows primerizos de la banda, con Arthur Lee se cerraba el círculo: Era, decía, un negro que imitaba a un blanco, Jagger, que a su vez imitaba a los frontmans negros de antaño. Lo dicho, el círculo se había cerrado.

El primer LP de Love, si bien no goza de la vitola de mítico de un “Da Capo” o, no digamos ya de “Forever Changes”, es una sobresaliente carta de presentación, en la que el grupo mixtura sin complejos sonoridades Garageras, Pop, Psicodélicas y Folk, mucho Folk. Además, no puedo concluir el párrafo sin dejar de mencionarlo, yo lo prefiero a sus otras dos obras citadas más arriba.

“My Little Red Book”, el peliculero tema de Burt Bacharach abre fuego, pasando el original por un filtro de Garage Rock arrebatado y sin concesiones. “Can’t Explain”, delicioso corte tan deudo de la melodía poppie como de un cierto matiz lisérgico pone sobre la mesa un par de constantes del redondo, a saber: Los minutajes breves y las melodías sencillamente perfectas, con las repiqueteantes guitarras de  Johnny Echols y Bryan MacLean sembrando deliciosos matices allá donde pasan. “A Message To The Pretty” , rebosante de desencanto y languidez, se antoja como otro de los highlights del disco; “My Flash On You” lleva un paso más allá, endureciéndolas, las enseñanzas de los Byrds, mientras que “Softly To Me”, siguiendo con los paralelismos con la banda de McGuinn, anticipa en cierto modo parte de lo que estos ofrecerían en su “Fifth Dimension”.

“No Matter What You Do” es, porque no decirlo, mi favorita del álbum: Qué dramatismo, qué caída melódica, que fuerza y que garra transmite aquí Lee, que más que cantar, aúlla, muerde. Y qué intro guitarrera, colosal, que los más enteradillos de ahora tildarían de jangle pop. “Emotions” es un corte instrumental con cierto regusto surf, que da paso a la poderosa “You’ll Be Following”, que a su vez precede a la 100% Byrds “Gazing”, con alucinógeno solo a cargo de Echols.

“Hey Joe”, corte hiperversionado en aquellos años, mantiene el nivel, marcándose una nervuda y espídica relectura del mismo. Energía que sin duda contrasta con la melancolía densa que empapa “Signed D.C”, que no en vano sería versionada por Dead Moon unas cuántas décadas después. “Colored Balls Falling” aúna el poso psych de la banda con su querencia por la inmediatez y los temas breves, mientras que en “Mushrooms Clouds” desemopolvan las acústicas y se marcan un exquisito tema de corte folkie con querencia por los juegos de voces. “And More”, que pese a lo que rezaba el título era la última canción del disco, ponía punto y final a éste a base de melodías preciosistas, coros prístinos y guitarras repiqueteantes. Lo de siempre, vaya, remachará algún profano, a lo que yo digo que sí, que puede, pero que en éste disco la fórmula no conoce el menor síntoma de desgaste.

Pese a ubicar su propuesta entre las, a priori diversas, coordenadas entre The Byrds, 13th Floor Elevators, Yardbirds o el Dylan recién electrificado, es decir, entre la melodía de base Folk, el toque psych, el músculo y el lírico fraseo de corte tan poético como desgarrado, Love fue el grupo genial, capaz de concatenar tres obras maestras, que nunca llegó a explotar, al menos tal y como debería. En fin, olvidemos, aunque sea por hoy, la injusticia inherente al tinglado de la música y hagamos sonar el disco con el que Love comenzaron a firmar su halo de mitos.

Estándar

13 comentarios en “Love – "Love"

  1. Vuelves a alcanzar la matrícula de honor con tan excelente entrada, Tyla. Un debut estupendo, perfectamente descrito por tu pluma virtual.

    Dos cosas: yo prefiero “Forever Changes” y la primera cara de “Da Capo”, aunque me cuadra totalmente que tú prefieras “Love”. “Signed D.C.” fue versionada también por el propio grupo en “Out There”. Por cierto, que a mí éste y “Four Sail” también me gustan mucho, a pesar de ser rock más pesado.

    Para terminar: te leo y respondo escuchando a los Meows y Link Wray. Vaya en tu honor.

    Saludos.

    Me gusta

  2. Una gozada de entrada, querido colega. Nada me gustaría más que hablar de esta banda (o cualquier otra) contigo en persona, bien remojados en algún líquido, o algo.
    A mi me gusta más “Forever Changes”, pero es que para mi ese disco está en otra categoría y siento dejarme deslizar por el tópico. (Por cierto, me tiraron la entrada en el blog por infringir no se que hostia, tendré que pensar en un repost).
    Hablemos de “Love”, un disco que yo describiría casi exactamente como tu lo has hecho, y cuantos espadachines del “Forever..” no lo han escuchado ni tres veces.. a mi me vuelve loco, nadie hacia discos como este en aquella época, me gusta mucho más que el 90% del material de los Doors por ejemplo.
    Mañana me lo voy a escuchar en el coche, a tu salud bribón.
    Cheers!

    Me gusta

  3. Coño, éxito rotundo con los Love, sí señor!

    – Alex, aquí seguimos, rockeando. Su hermano ha de ser, forzosamente, hombre de bien.

    – Primogose, sea bienvenido por estos pagos virtuales. Para un amante de los sonidos Garageros no hay elección mejor que su debut.

    – Ultravivido, bienvenido sea también. Siéntase como en casa en esta su fantasia guitarrera. Visitaré su blog, lo prometo.

    – Gonzalo, gracias por los elogios. Intuía tu inclinación a los dos que mentas, de hecho recuerdo la reseña que hiciste del “Da Capo”. Quizás “Forever Changes” sea más “grandioso”, pero a mi me llega más al tuétano el sonido de “Love”. Grandiosa pinchada la tuya, muy a la altura del buen nombre de nuestros blogs, jajaja.

    – Scott, algún dia los caminos del Rock And Roll nos cruzarán, y ya departiremos de lo humano y lo divino (y lo rockero, claro) birra en mano. No discutiré la grandeza de “Forever Changes”, y sí, yo los prefiero con mucho a The Doors, si te soy sincero. La versión que manejo del LP no tiene inserto alguno, así que haría gusto en paladear esas notas interiores, bro!

    Rock On a todos!

    Me gusta

  4. Ja! No veas que palomiteo, papelón el de los tios al lao botella en mano, viéndolas venir. Sólo me resta sumarme a lo que dicen en el primer comentario:

    “Seriously, who on earth are these 300 odd people who dont like this? Id like to meet them to find out what is there malfunction…”

    Rock On!

    Me gusta

  5. Vaya aluvión de información!

    Residencias en garitos gays, conexiones con la Manson family, comentario exhaustivo de cada canción… Es una pena que no abunden reediciones en CD de este tronío, tengo por casa verdaderas infamias en ese sentido, discos de MC5 o Thin Lizzy con un mísero papelillo con el listado de canciones y un par de chorradas y tópicos escritas por un juntaletras ignoto, ya podrían aprender de Columbia, leñe!

    Gracias por el pase, Scott. Y que me aspen si su invitación a Barna no le sabe a ambrosía a un pelanas guitarrero como yo! 😉

    Rock On, colega!

    Me gusta

  6. Qué gran entrada!!
    La verdad es que es totalmente incomprensible que Love no hubieran sido más famosos. Con joyas como el forever changes, el da capo, mi debilidad: el out there y este, es alucinante.
    Signed D.C. es mi preferida, totalmente, y como he leido ahi arriba hay una versión en el Out There – que me deja sin palabras. Qué bien comentado el disco, yo no sé si podría haber pasado de tu descripción: “sonoridades Garageras, Pop, Psicodélicas y Folk, mucho Folk” 😉

    Un saludo

    Me gusta

  7. Hey!

    Hace poco alguien me rebatía eso de que estaban “infravalorados”, diciendo que fueron una banda de relativo éxito… Y ese es el problema, lo de que fuese relativo, el legado de The Doors, por ejemplo, es mucho más conocido hoy dia que el de las huestes de Arthur Lee.

    Muchas gracias por tus palabras!

    Rock On!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s