1978, 70's, Discos, Música, Punk, Undertones

The Undertones – "Teenage Kicks"

Si a la hora de hablar de Punk se tiende a la generalización, a la hora de hacerlo de los acólitos del género surgidos al amparo del boom inglés se suele caer, directamente, en el tópico: Crestas, imperdibles, union jacks, no future… Tentador para el que le interese contemplar (¿o deberíamos decir idealizar?), a toro pasado, un panorama perlado de sordidez y lapos, pero algo inexacto cuándo profundizamos en la andadura de alguna de las bandas que dieron forma al movimiento.

 The Undertones eran norirlandeses, lo que los ponía a buen recaudo de los esputos de Johnny Rotten y de la movida londinense en general. Además, sus orígenes se remontan al 1975, esto es, un par de años antes de que el “Never Mind The Bollocks” transmutase lo hasta el momento subterráneo en tendencia. Para terminar de diferenciarlos de lo que más adelante representarían bandas cómo los propios Pistols, The Damned o los Adverts, su paleta de influencias primigenea abundaba en el Pop de la década anterior, lo que los emparentaba, aún lejanamente, con otros enamorados de épocas pretéritas como los Buzzcocks o The Jam.

 “Teenage Kicks”, el tema título, es el “Be My Baby”, el “Will You Still Love Me Tomorrow?” y el “Then He Kissed Me” de la generación Punk, todo en uno. Es el legado de los girls groups de antaño y la música de jukebox y las letras de adolescentes de la factoría Spector transplantadas al ámbito de los power chords y el “do it yourself”. La aguda, casi femenina, garganta de Feargal Sharkey ponía voz a un tema cuya letra retrataba la difusa línea divisoria que separa al romántico empedernido del stalker en potencia. Es, en definitiva, una de esas canciones perfectas, redondas, irrepetibles, cuya sola existencia ya es motivo de sobra para tener en cuenta a sus creadores.

Los tres temas restantes que completaban el maxi si que eran más fieles a los postulados de su tiempo y lugar: Brevísimos -ninguno llega a los dos minutos de duración- disparos de R’n’R hipervitaminado con su punto melódico, pilotados por riffs tan simples como efectivos y con los coros hooligans de rigor por aquí y por allá, eran los ingredientes de una fórmula que a veces los acercaba a lo facturado por los primeros The Clash o los Jam más inmediatos. ¿Sus nombres? “Smarter Than You”, “True Confessions” y “Emergency Cases”. Definitivamente, no eran la clase de temas que cambian el rumbo de la historia, pero tanto daba, su contribución quedaba de sobra saldada con el primer disparo.

Semejante carta de presentación les permitió encarar en un breve lapso de tiempo la grabación de su primer y homónimo LP, en el que además de incluir todo lo aquí expuesto añadían un buen puñado de himnos de basamento sixties y maneras punks (“Girls Don’t Like It”, “Here Comes The Summer”, “Jimmy Jimmy”…) Con todo, la new wave no tardó en llamar a su puerta y la existencia de la primera y más clásica formación de la banda fue punto menos que efímera.

Cualquier pretensión de aunar azúcar bublegum con rotundidad punk pasa, o debería pasar (amén de por los sacros Ramones, a los que damos por hecho) por la andadura de juventud de estos chicos surgidos en la fría y convulsa Irlanda del Norte de mediados de los 70’s. Cualquier selección de hitos del Rock del pasado siglo debería de incluir entre sus surcos la inmortal “Teenage Kicks”.

Estándar

12 comentarios en “The Undertones – "Teenage Kicks"

  1. Qué pedazo entrada, Tyla! No tengo el EP pero sí el homónimo, vamos, que por lo que veo tiene todas las canciones del EP asi que… y es que es un disco genial. Suscribo lo que dices de la dramática Teenage Kicks, es una de mis canciones preferidas sin duda.

    Siempre que necesito un shot de energía me pongo a los Undertones o a los Buzzcocks, dentro del punk tiro mucho pero muchísimo al power pop, asi que este disco es una joya para mi.

    Un abrazo, Tyla!

    Me gusta

  2. estoy contigo de acuerdo pero no en todo, desde hace tiempo parece querer subestimar el punk londinense del 77, aquel de la cresta y el esputo, como si fueran apestados a favor de otro tipo de bandas, y no me parece realmente justo. los Sex pistols son muy importantes en la escena punk, serian mejor o peor, e incluso un puto invento -a lo new york dolls- pero no se les puede negar su aportacion.

    Coioncido en reivindicar bandas punks que bebian del pop o la new wave, adoro a buzzcoks o lords of new church, pero no mas que a GBH o the exploited

    Me gusta

  3. My dear fellows!

    – Anna, yo también soy de la faceta más Power Pop del Punk, sirva de ejemplo que mis Ramones preferidos son los que abarcan hasta el “Pleasant Dreams”! jejeje. Me alegra encontrar alguien con unos gustos tan cool -volvemos al término!- como los tuyos! Y sí, “Teenage Kicks”, definitiva.

    Estuve tentado de reseñar ese LP debut del que hablas, pero tiene una sobrada de canciones que tira de espaldas, y el domingo desde luego que no es mi día: Sí, soy un vago!

    – Nortwinds, disentimos parcialmente de manera mutua, me temo. Me explico: No es que pretenda restarle méritos en esta historia a los Sex Pistols, tan sólo vindico lo desconocido frente a lo conocido, lo cual suele generar ése efecto. Todo el mundo sabe o cree saber ya de sobra lo que primó en el Londres '77, yo sencillamente completo el resto del retrato.

    Uno tiende a escribir de lo que más le gusta, y no seré quien niegue la influencia de GBH o los Exploited, pero mentiría si dijera que puedo soportar más de cinco minutos un disco suyo. Mi concepción del Punk nace en Detroit, y me cuesta mucho tragar según que discursos artísticos.

    Por último, me es imposible comparar a Jonesy y Cía con los New York Dolls, no en lo musical (dónde media un abismo) sino en el hecho de que McLaren era el mánager de los neoyorquinos, no su inventor-cerebro.

    Rrrrrrrrrrrrock On a los dos!

    Me gusta

  4. cierto Tyla, ahi estoy de acuerdo contigo, habia mucho mas en el punk que pistols o clash, evidentemente, pero una cosa no quita la otra

    esta claro que pistols no tienen nada en comun con los dolls, pero no olvides que llegaron a ser un invento de McLaren, cuando los vestia de rojos y giraban como bolcheviques del rock, algo totalmente planeado y que al final acabo tocando los cojones de sobremanera a Thunders. McLaren, dificilmente, se podia conformar con ser un simple manager al uso

    Yo tambien adoro Detroit my friend, y sobre todo a los putos amos del invento, los MC5, para mi junto a los Dictators los mas grandes, evidentemente si dejamos a un lado a pioneros como los Sonics, jajjaj esto seria interminable

    Me gusta

  5. Bueno, bueno, cómo anda el cotarro. Lo del punk ya lo he hablado muchas veces en Ragged Glory, y no quiero repetirme, pero está claro que el punk rock, generalizando, nace de los NY Dolls al cruzar Stooges y Stones y se cristaliza en el primer disco de los Dictators y los Ramones. Y para defender un poco al amigo Nortwinds, Tyla, para mí “Never Mind The Bollocks” es igual de bueno que “New York Dolls” o “Here's Little Richard”, y lo defenderé donde haga falta. Una obra maestra absoluta.

    Y lo que importa: “Teenage Kicks” y tu entrada, maravillosas. Eres, querido Tyla, inquebrantable y brillante. Enhorabuena, y gracias por seguir escribiendo textos tan buenos.

    ¡Viva el rock y la República!

    Me gusta

  6. Buenos días, gente.

    – Nortwinds, si no te digo que McLaren no terminase por meter mano en la historia de las muñecas (por cierto, hace poco vi a la venta el mítico LP de la portada bolchevique) pero los de Thunders eran una entidad con vida propia antes de cruzarse al inglés por el camino. Es que a los otros los formó el en su tienda! Y sí, como nos pongamos a tirar del hilo podemos acabar en los Sonics, y de ahí pasar a Little Richard, y de ahí a Esquerita… jajajaja.

    – Gonzalo, coincido casi al 100%, salvo que yo incluiría también a los Stooges y a MC5 en la génesis, aunque fuese por una cuestión de actitud. Cuenta Tommy Ramone que en el Nueva York del '72 (pre-Ramones y pretodo) la gente de la “escena” ya se refería a Iggy como un punk.

    Tema Pistols, repito, no seré yo quien le regatee al “Never Mind…” la categoría de clásico: Tiene la iconicidad, el par de himnos de rigor, la aureola de antitodo… Ahora bien, mentiría si dijese que lo prefiero a lo que hacían por aquellos años los Jam, Ramones, Clash, Dictators y tantos otros. Cuestión de elección, supongo.

    Muchas gracias por tus palabras, colega, es un orgullo recibir elogios de gente como tú.

    Rrrrrrrrrrrrrrrrock On!

    Me gusta

  7. Lo mejor es que no hay por qué elegir!!!!!. Yo al principio no veía más allá del NeverMind The Bollocks, si hablamos de punk (una etiqueta como otra cualquiera por cierto), pero es verdad que hoy día tiro más por esa vertiente más melódica y poppie (Ramones, por cierto enorme el libro “De Gira Con Los Ramones”, The Jam ó Undertones-“Teenage Kicks”, el tema título, es el “Be My Baby”, el “Will You Still Love Me Tomorrow?” y el “Then He Kissed Me” de la generación Punk, todo en uno”,Amén!) y la callejera de Dictators.

    Un saludo.

    Me gusta

  8. Este disco debería ser patrimonio de la Humanidad. Ale, ale, qué exagerao.

    Bueno, bueno, viva el punk con saborcillo a power pop manque pierda. Ah, si era el Betis.

    En serio, cómo continúan gustándome los discos con los que me crié, nunca entenderé la subestimación del punk, sus variantes y sus secuelas. Esto es fantasía y guitarras.

    Frase a destacar:
    “…Es el legado de los girls groups de antaño…”.

    Recibe abrazos por reivindicar tan acertadamente un disco como éste.

    Me gusta

  9. Copains!

    – Agente, eso es lo mejor, en efecto, podemos quedarnos con todo el pastel para degustarlo a nuestro antojo (mmmm!), yo tengo una concepción del género muy similar a la tuya, de hecho, lo que más escucho es Dictators/Ramones. A tenor del, “De Gira Con Los Ramones” me lo leí en verano y sí, un must como una casa. Por cierto, hace un rato he tenido una breve conversación facebookera con Monte A. Melnick. Los adelantos…

    – Johnny! Todo lo que mola tiene guitarras y fantasía, eso es así! Al punk lo subestiman los músicos de conservatorio, los jeviatas piru-piru y los fanses de Emerson, Lake & Palmer. Allá ellos con su penitencia…

    Rock On, brothas!

    Me gusta

  10. Hey!

    – Agente, lo cierto es que el libro tiene una porción nada desdeñable de desmitificación, a Johnny me lo ponen de chupa de dómine y la sordidez sobrevuela la acción.

    – Aquí no hay desvaríos que perdonar, Gonzalo, esto es un guateque de rockeros desestructuraos! Comparto reflexión.

    Rrrrock On!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s