1966, Discos, Música, Proto-Punk, Troggs

The Troggs – "Wild Thing"

Originalmente bautizados como The Trogglodytes, lo cierto es que esa primera denominación avisaba a la perfección de las constantes sónicas que mantendría el combo capitaneado por Reg Presley a lo largo de su periplo 60’s, a saber: Tosquedad, primitivismo y contundencia por bandera, abonando, en opinión de algunos connaiseurs, el terreno del que surgiría el primer Punk.

 No se trata de una teoría descabellada, ciertamente. ¿Acaso la manera de tocar de Chris Britton no supone la antesala, con menos revoluciones, del estilo que haría célebre a Johnny Ramone? ¿No son en cierto modo sus letras naives y despreocupadas una precuela de lo que tantas bandas vindicarían una década más tarde? La apuesta de The Troggs partía del Beat, tan en boga en la época, pero terminaba por adentrarse en otras sendas, más crudas,más ásperas y escasamente exploradas en aquellas fechas.

 Se habla mucho de la originalidad, de lo rompedor cómo -casi- único motor que propulsa la historia del R’n’R, pero ese axioma, de todos modos discutible, se puso un poco en entredicho en la década de los 60’s, época en la que se editó una miríada de discos, cuya calidad está fuera de toda duda, basados fundamentalmente en versiones, medleys, guiños y demás concesiones a composiciones ajenas. Echen un vistazo a sus discos de The Remains, Sonics, Mitch Ryder o The Shadows Of Knight, por ejemplo, y se harán una idea de lo que les digo. ¿Lo que los diferenciaba de ser meras cover bands? Ese algo más, esa diferencia en la actitud, en el discurso, que los presenta como algo diferente, aún en las formas.

 Algo de eso pasa con “Wild Thing”. Sí, es un tema original de la banda, pero no cabe duda de su parecido, rayano al calco con la archiconocida “Louie, Louie” (Los acordes son exactamente los mismos, de hecho) Incluso se dice que la banda creó el tema de forma casi accidental, mientras intentaban dar forma en el local de ensayo al oldie de Richard Berry. Así pues, ¿Cuál es ese algo más que aporta el grupo de Andover?

 Bajo “Wild Thing” late un pulso de incuestionable crudeza, de alusión a lo primitivo, a lo salvaje. Desde la áspera voz de Reg Presley a la primaria labor guitarrera de Britton pasando por los parones y el tono ominoso que sobrevuela la canción, que insinúa más que dice… Y ese solo de ¡Ocarina! que termina por conferirle una idiosincrasia única a la actitud y el sonido del grupo. No dejemos de tener en cuenta que es el año 1966, que los Beatles andaban a vueltas con “Revolver” y mientras estos cuatro tipos facturaban Proto Punk de manual, con más concomitancias con lo que aportaría Detroit un par de años después que con la mayoría de sus compatriotas.

 La cara B, al igual que pasaba en tantos y tantos singles de la época, variaba según el área geográfica. Y si para Inglaterra la elegida fue la fuzzera “From Home”, los yankees, que para éstas cosas siempre tuvieron más vista, escogieron una de sus grandes gemas pop, esa deliciosa y archipegadiza “With A Girl Like You” que con el tiempo sería cara A por méritos propios. En la France, finalmente, la elección recayó sobre la chulesca “Lost Girl”, prototípico pildorazo de Garage Pop 60’s con desparrame lisérgico incluido a modo de cierre. Como podeis ver, siempre dentro de sus cánones, existía variedad de registro en el cancionero Troggs.

Diluidos entre el marasmo de nombres que la british invasion legó al mundo y recordados por unos pocos, la sombra de The Troggs se perfila alargada, aún a título conceptual, en la obra de los primeros Ramones, Stiv Bators, Alex Chilton o The Stooges, por citar a unos pocos. Con semejante prole no hay opción a dudar de que -desde luego- algo muy especial tenían que ofrecer estos cuatro tipos trajeados a rayas en sus trabajos de juventud.

Estándar

10 comentarios en “The Troggs – "Wild Thing"

  1. Excelente texto, Tyla, sobre un single maravilloso. Poco más puedo añadir en este caso, pues tu análisis es tan certero y profuso que sientas cátedra. Pues, ¿quién no coge de otros? Yo mismo, al escribir, asumo mil referencias, parto de ideas ajenas, intentando asimilarlas y hacerlas mías. No existe el arte por generación espontánea.

    Saludos, compañero.

    Me gusta

  2. Tyla, alucinante tu entrada, un magnífico repaso al tema del post y al contexto en el que se movían. No hay un adjetivo que le venga mejor a los Troggs que “primitivos”. Fíjate que esa crudeza que como bien dices, les hacía tan diferentes (quizá de los más característicos), fue la que al principio de escucharlos me echó un poco para atrás (viniendo yo de una etapa British Invasion – Merseybeat, imaginate). Después acabó embelesándome, y este genial single también – increíble lo que variaban los singles entre un país y otro. Sin duda, los americanos los más listos, jaja.

    Un abrazo Tyla!

    Me gusta

  3. Y añadiría a tu flamante texto que dentro de los pocos que valoran a los Troggs solo les reconoce por el “Wild thing” a pesar de tener un montón de buenas canciones. Brother cosmic, troggloditecemonos siempre.

    Me gusta

  4. Hey, people! “You make my heart sing, you make everything groove, babies”!

    – Gonzalo, muchas gracias por tus palabras. No podría expresarlo mejor, “El arte no surge por generación espontánea”. Cómo siempre me gusta recalcar, hasta lo aparentemente más rompedor tiene unos antecedentes más o menos reconocibles, por mucho que haya quien se afane en descalificar a tal o cual grupo por según que préstamos artísticos.

    – Anna, me halagan sobremanera sus cumplidos. Primitivos y más los Troggs, que consiguieron con 3 acordes -con cejilla- un single inmortal que encabezó los charts de su tiempo: Qué tronío! Lo de los yankees es que no falla, basta echar un vistazo a las ediciones USA del “Between The Buttons” o los primeros LP's de los Kinks para constatar que los ejecutivos de allí eran más avispados!

    – Rockland, cómo bien dices, debe ser uno de los temas más versionados de todos los tiempos. A título personal destaco la arrastradísima (eran tiempos de “Wild Things” para él)relectura que se marca Steve Earle en un bootleg que tengo de el a mediados de los 90's.

    – Johnny, sumo sacerdote del 7″, espero no haberle dado esa impresión al haber esrito sobre su canción más conocida! Efectivamente, tienen temazos a saco: “You Can't Beat It”, “I Want You”, “I Can't Control Myself” o, una por la que siempre sentí especial debilidad, “Girl In Black”.

    Muchas gracias por comentar, gentes. Rock On!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s