1965, Discos, Especial Rolling Stones, Música, Rolling Stones

The Rolling Stones – "Out Of Our Heads"

Editado apenas unos meses después del notable, que no excelente “The Rolling Stones, Now!”, “Out Of Our Heads” supone, pese a las apariencias, un paso de gigante en la trayectoria del combo inglés: Valiéndose de unos códigos en esencia iguales a los empleados en pasadas entregas, la banda ha llegado a un estadio de excelencia tal, que incluso los errores suman aciertos. 
 Sirva el ejemplo de ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’, primer hit incontestable en el imaginario stone, cuyo proceso de elaboración remite a lo que más tarde será el lo-fi y del cual Richards sigue manteniendo que es  una versión por desarrollar del tema que fue editada sin su -inicial- permiso por parte de la compañía. Fuese cómo fuese, ¿Qué otra banda podía conseguir un número uno a ambos lados del Atlántico valiéndose de una simple maqueta? 
 La pujanza del cancionero propio del grupo iba ganando enteros, quedando muy cerca el momento de su definitiva emancipación de los préstamos artísticos y las covers. Prueba de ello es que “Out Of Our Heads” es el primer elepé de la banda en el que la proporción de versiones no supera a la de las aportaciones propias, quedando el repertorio en un empate cuyo contenido raya a gran altura.
  Nada sobra y nada falta en éste ajustado tratado de garage, rock and roll, rythm and blues y soul, género al que tributan sobradamente en éste redondo. Ya sea marcándose una espectacular apertura con “Mercy, Mercy”, tejiendo un riff de hechuras proto-punk en “Hitch-Hike”, rompiéndonos el corazón con “That’s How Strong My Love Is” y “Cry To Me” o pasando un buen rato en, valga la redundacia, “Good Times”; sobresalientes relecturas de santones del soul del calibre de -respectivamente- Don Covay, Marvin Gaye, Otis Redding, Solomon Burke y Sam Cooke. Ahí es nada. Cerrando el capítulo de las versiones, y haciendo las veces de bisagra entre las dos caras del disco, nos encontramos con una frenética versión en vivo de “I’m Alright” (Bo Diddley) que con el tiempo sería incluida en su primer álbum en directo, “Got Live If You Want It”.

 Del lado de las aportaciones del grupo, bien bajo la firma Jagger/Richard, bien bajo el democrático seudónimo Nanker Phelge, nos encontramos con la sinuosa “The Last Time”, chulesco corte que anuncia un mundo de cambios por venir, a la vuelta de la esquina diríamos, en su producción futura; el aire vacilón y raunchy que desprenden “The Under Assistant West Coast Promotion Man”  y “The Spider And The Fly”; el oscuro y sugerente barroquismo que encierra “Play With Fire”, un corte que a éstas alturas no sería nada descabellado atribuir a la autoría de Brian Jones y poseedor de un aura, entre ominosa y atrayente, que la banda perdería con el tiempo (aunque otras cosas se ganarían en el tránsito) y “One More Try”, una de esas exquisitas y olvidadísimas codas tan del gusto del grupo en los 60’s.
 Y no, no me olvido de “(I Can’t Get No) Satisfaction” , aunque resulta harto complicado abordar una canción tan sobreexpuesta a lo largo de las décadas como lo ha sido ésta: Originalmente concebido cómo un número de mimbres bien distintos (generoso en secciones de viento que hubiesen encajado como un guante en el espíritu soul del álbum), acabó por ser una exhibición de crudeza deslavazada, con un simplísimo riff chorreante de fuzz y acústicas saturadas conduciendo el que terminaría por ser el caballo de batalla del grupo, su canción bandera, su corte, en suma, más conocido (qué no reconocido por muchos de los connoisseurs del legado stone
 No tengo la menor duda de que si The Rolling Stones, por las circunstancias que fuesen, hubiesen decidido poner punto y final a su trayectoria tras la edición de “Out Of Our Heads”, éstos, grupo y disco, serían recordados entre los mayores parabienes cómo clásicos básicos de los 60’s. Afortunadamente, debatir ese supuesto sería entrar en el terreno de la ucronía y el desarrollo de los acontecimientos hizo que ésta obra quedase cómo uno más de los buenísimos discos que la banda editó en su innegociable etapa dorada. Su segundo clásico, de hecho.
Estándar

11 comentarios en “The Rolling Stones – "Out Of Our Heads"

  1. Tyla, yo tengo en vinilo la edición británica (en la que no está “Satisfaction”), pero con un texto en la parte superior izquierda de la portada en el que pone “US-VERSION”. Imagínate el lío que tuve durante varios años. El listado mío es:

    She Said Yeah; Mercy, Mercy; Hitch Hike; That's How Strong My Love Is; Good Times; Gotta Get Away; Talkin' 'Bout You; Cry To Me; Oh, Baby; Heart Of Stone; The Under Assistant West Coast Promotion Man; I'm Free.

    En todo caso, y a pesar de las diferencias, es un disco que me encanta, pero todavía queda lejos de su periodo de gloria. Está bien que hables de garage porque cuando hablamos de este subgénero hablamos de los Sonics, de Love, de los 13th Floor Elevators, pero también habría que hablar de los Stones.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Hey, Gonzalo!

    Pues sí, menudo lío. Eso de las ediciones separadas es un jaleo, aunque a más de un coleccionista le flipa. El tracklist del tuyo es el inglés… Aunque eso de “US-VERSION”… ¿La portada es como la que reseño aquí o cómo la del “December's Children? Por fortuna, ya va quedando menos para la 'unificación'.

    Yo tengo una debilidad personal por éste disco. Ya sabes, uno empieza a escarbar en ésta etapa, de la que nunca nadie le ha dicho nada, y alucina con los clásicos olvidadísimos que hay. A veces da la impresión de que mucha gente cree que estos tíos debutaron con el “Let It Bleed”…!

    Rock-On!

    Me gusta

  3. Aquí sí dan el paso definitivo y nos brindan un buen puñado de temas propios. A destacar sobre todo ese fantástico “Play with fire” (¡piel de gallina!)y por supuesto ese mega-clásico llamado “Satisfaction”, por el cual matarían el 100% de las bandas actuales.
    Los Stones ya estaban en camino para convertirse en leyenda.

    Saludos.

    Me gusta

  4. Genial! Braavo! Bra-vo! (esto es un bravo sentido como lo pronuciaría Lopez-Vazquez)
    A mi me pasa como a Gonzalo, en mi vinilo las canciones son diferentes.
    Me encanta de toda la vida pincharlo, un disco super fresco y sin pretensión ninguna, y con un sonido muy a tener en cuenta.
    Gran observación, ser perderían cosas, y se ganarían otras.
    Cheers!

    Me gusta

  5. La gente suele datar 'el comienzo de lo grande' (una generalización de todas formas) a partir del “Aftermath”, pero yo iría un poco más atrás y señalaría éste “Out Of Our Heads” como primer punto de inflexión definitivo, sí.

    La banda comienza a experimentar sin perder su prisma rockandrollero, y es que, aunque parezca mentira a día de hoy, “Satisfaction” es un tema jodidamente vanguardista para los estándares de 1965!

    Rock-On!

    Me gusta

  6. Hey, Scott!

    Haces bien en destacar el sonido. Seguro que a más de un pamplinas le parecerá tosco, pero, para mí, es la quintaesencia de lo que yo tengo por rock de garage bien entendido.

    Se iría el garage, las covers abundantes y el barroquismo de Jones y llegaría el 'Open G', los flirteos con el country y sus discos más celebrados, entre otras cosas. Pero aún queda un poco para llegar a eso…

    Rock-On!

    Me gusta

  7. No me había fijado hasta ahora de que había empate ente aportaciones propias y versiones. Voy a destacar una frase del excelentísimo: “…hubiesen decidido poner punto y final a su trayectoria tras la edición de “Out Of Our Heads”, éstos, grupo y disco, serían recordados entre los mayores parabienes cómo clásicos básicos de los 60's.”
    Por cierto, no sé que pasa con algunos blogs que últimamente no se me actualizan bien por reader, entre ellos el tuyo. Abrazo.

    Me gusta

  8. Hey, Johnny! Su presencia es siempre bienvenida por estos pagos.

    Por sí el reader sigue haciéndole la puñeta: Las actualizaciones son cada 6 días! Al menos eso pretendo, jejeje.

    Próxima parada: “December's Children”!

    Rock-On!

    Me gusta

  9. Yo también tengo la versión inglesa del disco, y lo mismo, también fue un lío, y me costó mucho adaptarme a la versión americana… Pero qué discazo, y qué gran reseña. Si es que no hay nadie como los Stones para hacer versiones (la de that's how strong my love is… mira que lo tenían complicado!) Y la reseña fantástica, totalmente de acuerdo contigo: aqui veo el punto de inflexión. Y los Stones, como ya sabes, hace poco que me embelesan, desgraciadamente!

    Gran artículo baby!!!

    Me gusta

  10. Hombre, Anna, my Rock n' Roll Queen! Dichosos los ojos!

    Las ediciones inglesas tienen su tronío, pero me parece que los yankees seleccionaban unos tracklists sencillamente matadores, claramente escorados a los charts de la época, a deguello. “Aftermath” me parece paradigmático en ese sentido, vaya apertura tiene la edición USA (aunque la portada UK rockea mil veces más)

    Es una pena que nadie lo recuerde, pero en efecto, eran maestros versionadores; pocas bandas con su clase a la hora de vampirizar referentes.

    Bueno, con los Stones y con tantas cosas: Nunca es -demasiado- tarde si la dicha es buena!

    Rock-On, babe!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s